Bacalao en tomate

9:00:00 Ana Belén 0 Comments

Estamos en semana santa y creo que es bueno poner recetas típicas de estas fechas.

Si sigues la tradición de no comer carne en estas fechas en realidad puedes comer cualquier cosa que no contenga carne, verduras, pastas, arroces, pescados... pero si que es verdad que en casa siempre hemos visto como nuestros padres hacían ciertas recetas en estos días.

Esta es una de tantas dentro de la gran variedad en nuestra gastronomía.

Ingredientes:

- Bacalao desalado (si no lo conseguimos podemos desalarlo nosotros mismos) unos 4 ó 5 trozos por persona.

- aceite.

- sal. (solo en caso de que nos haga falta, ya que el bacalao tiene sal)

- salsa de tomate (mejor casero, pero frito o triturado según nuestro gusto también sale bien)

- harina (opcional, no a todos le gusta harinar el pescado para freírlo)







 Preparación:

* Si hemos comprado el pescado desalado, lo enjuagamos y si son trozos muy grandes los cortamos, si lo hemos desalado nosotros, secar el pescado, así no nos salpicará con el aceite caliente.

* En un plato ponemos la harina y vamos pasando el pescado por la harina, si no te gusta harinar el pescado antes de freírlo, entonces no tienes que hacer este paso. Hay quien dice que queda mejor si además se pasa por huevo, en este caso en otro plato  batiremos un huevo y pasamos el pescado por el huevo y la harina simultaneamente.




* Ponemos a calentar el aceite en una sartén y cuando este esté caliente vamos poniendo con cuidado el bacalao, yo recomiendo que se haga a fuego medio bajo, pues si lo ponéis muy fuerte se puede quemar por fuera y quedar por dentro crudo. Lo mejor es dejarlo un buen tiempo que se haga la parte que hemos puesto abajo, teniendo cuidado de no quemarlo (id mirándolo constantemente) y cuando lo veamos hecho por debajo le damos la vuelta. La parte de arriba se hará en menos tiempo que la de abajo una vez que las cambiemos de posición pues el centro muy probablemente ya esté listo. Un par de consejos, no estéis dando vueltas al bacalao constantemente como hacía yo, así lo rompéis si o si y os cargáis el rebosado, y dos, no pongáis demasiados trozos en la sartén, aunque veamos que nos entra uno más no dejamos sitio para poder mover los trozos y probablemente se nos rompa, nos quememos al intentar moverlo, se saldrá el aceite y lo pondremos todo perdido......



* El pescado que se vaya haciendo lo dejamos en un plato con papel de cocina para quitarle el exceso de aceite.

* Ponemos a calentar el tomate que hemos elegido (frito o triturado, hecho o casero) en una ollita lo bastante grande para que nos entre todo el pescado, cuando esté caliente metemos el pescado que hemos frito y dejando que de un hervor para que coja sabor. Mover poco a poco para no quemar ni el tomate ni el pescado. Recomiendo hacerlo con fuego medio para que no se nos pegue.

* Es hora de probar para saber si nos hará falta la sal, prueba el tomate, que habrá cogido la sal del pescado, si está soso ponle sal, si no no le echéis por echar o se os pondrá salado, y ya sabéis lo que os digo mejor dejarlo soso y que luego en la mesa cada uno se eche lo que necesite a salarlo, pues ya no podemos hacer nada para quitarle lo estropeado en el sabor por la sal.

Y ya tenemos un plato para estas fechas, podéis ponerlo con unas patatas fritas o hervidas que podemos meter también en el tomate, arroz hervido, alguna verdura, o solo como segundo plato tras una sopa, un potaje.... o con una buena ensalada.




Yo no soy muy amante del bacalao pero alguna que otra vez he comido del que hace mis padres y para ser bacalao sale muy bueno... jejeje, es broma, no que salga bueno, es solo que como a mi el bacalao no me llama pues no soy la más indicada para hablar del sabor, solo puedo decir que cuando lo hago o lo han hecho mis padres quien lo ha probado le ha encantado.

Fotos de google, no tengo fotos de la última vez que hice este plato, mi agradecimiento a los autores de corazón.

Besos y buen provecho.



0 comentarios: