Champiñones rellenos de queso y atún

9:00:00 Ana Belén 0 Comments

Buenos días...
Hoy toca receta
Y os traigo una de esas que están para chuparse los dedos si señor

Champiñones rellenos de queso y atún.
He de decir que yo el queso que uso es sin lactosa, yo soy intolerante y tengo que tener cuidado con eso, por ello esta receta está incluida en la nueva sección de intolerantes a la lactosa, pero hay mucha variedad en el mercado, si no eres intolerante, os recomiendo que probeis con finas hierbas, está exquisito, y si os gusta un poco más fuerte, pues queso azul. O incluso probar con estos nuevos que hay con sabor marisco, quien sabe, quizás esté aún más rico. En cocina hay que innovar. Experimentar!!!

Bueno voy ya a lo importante, la receta.

Ingredientes:
- 1 bandeja de champiñones medianos, (ya que una vez los haces se encojen)
- 3 latas de atún (al principio utilizaremos 2 y si nos falta relleno haremos más)
- 1 tarrina de queso de untar sin lactosa ( empezaremos con un poco más de la mitad y si falta utilizaremos el resto)
- Huevo (uno o dos depende de cuanto nos haga falta para el rebozado)
- Sal
- Pan rallado con ajo y perejil (si no os gusta, usad el normal)
- Aceite de oliva (para freír)


Receta:
- Normalmente os digo que lo primero es lavar la verdura, en este caso no. Aquí lo primero es quitarle el rabo al champiñon (no lo tiréis, puede serviros para hacer una crema o una salsa). Una vez quitados entonces si limpiaremos los champiñones con esmero, y mientras aprovechamos para quitarle el aceite al atún.

- Tras limpiar los champiñones, los ponemos a escurrir bien, pues no es bueno que quede agua, y mientras procederemos a hacer el relleno, para ello en un bol ponemos el atún desmenuzado y el queso (recordar que empezaremos con dos latas y algo más de la mitad del queso)

 - Ahora lo removemos bien hasta que quede una pasta homogénea, para que al rellenar no tengamos unos champoñones con mucho queso y poco atún y otros al contrario.
- Ahora nos ponemos a rellenar los champiñones, yo suelo poner todo lo que necesito en linea para agilizar el trabajo y a la vez tenerlo todo a mano. Cogemos un champiñon y con la ayuda de una cuchara empezamos a rellenarlo, no echéis demasiado, lo suficiente para que el interior esté relleno y quede una pequeña montañita, como en la foto. Si vemos que es poco, al final siempre podemos poner un poco más.


 - Una vez rellenados los champiñones es hora de poner en el fuego una sartén con bastante aceite de oliva (si no os gusta podéis poner de semilla) a calentar, pero recordar, para que se haga bien debe tener aceite, no os quedéis cortos, luego se puede reutilizar colándolo para freír otras cosas. Dejad que se caliente a fuego lento sin dejar que se queme, y mientras hacemos el rebozado.
 -Para el rebozado ponemos en un plato el pan rallado y en otro los huevos, a los cuales le ponemos una pizca de sal y los batimos.


- Una vez listo empezamos a rebozar, pasamos primero el champiñon bien por huevo que quede todo empapado, y luego por el pan rallado de manera que todo el champiñon esté envuelto en el pan, si fuera necesario repetimos primero por el huevo y luego por el pan, aunque normalmente, si lo haces bien con una pasada es suficiente.

 - Cuando el aceite esté caliente, ponemos los champiñones, no mucha cantidad, hay que dejar sitio en la sartén para que se haga bien los champiñones y para poder darles la vuelta sin que con ello choquen unos con otros y terminemos rompiendo el rebozado. Recordar poner primero la parte dura en el fondo y que se haga bien,  unos minutos, lo suficiente para que no quede crudo el champiñon, no corráis poniendo el fuego fuerte para terminar antes, pues eso solo hará que se queme el rebozado y que el champiñon se quede crudo, yo suelo poner el fuego medio para que se haga, y luego unos segundos con fuego más fuerte para que se dore. Luego con cuidado le damos la vuelta y es esta ocasión lo dejamos freír menos tiempo pues el champiñón ya casi está listo, solo tiene que hacerse un poco el borde  y dorarse, ya que el relleno no tiene que cocinarse con un par de minutos es suficiente.

- Cuando esté frito lo ponemos en un plato con servilletas para que absorva el exceso de aceite y nos ponemos con una siguiente tanda.


 - Servimos en una bandeja y lo llevamos a la cocina, ya solo hay que saborearlos.


 Está rico rico, de verdad. y es muy versátil, podéis ponerlo como un entrante, una tapa, como un piscolabis, de guarnición si sois comilones, como plato principal con una ensalada, o incluso solos, y si sobra (en mi casa no sobra) podéis comerlo al día siguiente tanto frío como caliente.

Fotos todas mías en esta ocasión.

Espero que os guste,

Buen provecho.

0 comentarios: